No estoy a dieta

Voy a explicar lo que pretende ser el inicio del camino a seguir, mencionando aquello que me gustaría que me hubiesen explicado cuando comencé a bucear en este maravilloso mundo de la nutrición. Digo camino porque está compuesto por diversos baches, mitos, errores, correcciones, nuevos estudios, nuevas direcciones y en definitiva una andadura compleja pero apasionante.

Cuando me inicié en este mundo era un chaval con ganas de ponerse en forma, entrenaba e intentaba comer “bien”. Al principio toqué diferentes palos sin tener claro un objetivo, lo único que sabía es que algo avanzaría, ya que había realizado cambios en mi rutina, realizaba más ejercicio y comía mejor.

Al comienzo de mi andadura, nos guiábamos más por lo que nos decían y lo que oíamos por ahí y lo íbamos añadiendo a nuestro kit de supervivencia. “mi primo me ha dicho que…” “he visto en la tv…” “el monitor del gimnasio dice que…”

Aquí puedo contar anécdotas como que cenaba gulas como si lo fuesen a prohibir (decían que tenían mucha proteína), quitaba los hidratos progresivamente creyendo que era lo que te hacia perder grasa, tomaba cereales muesli con la misma cantidad de azúcar que los chocapic, consumía batidos de proteína creyendo que el batido por sí solo te hacia ganar masa muscular… un sinfín de locuras que hacía todo más complejo y más inútil a la vez. He de decir que caí en muchas incoherencias, aunque todo podría haber sido peor, ya que, de alguna manera, hoy estoy aquí contándoos todo esto y no en un taller de costura.

Hoy en día el contexto ha cambiado ligeramente, hay más contenido en redes sociales, existe mucha más información, pero hay que saber cribarla.

A pesar de haber mas información, en muchas ocasiones me encuentro respondiendo dudas sobre los mismos temas y o rompiendo mitos que yo creí al inicio. Sigo viendo dietas sin hidratos, quitando la fruta a partir de las 18:00, demonizando las grasas, pautando desayunos con ultraprocesados…

Aún así la situación ha avanzado y parece haber mejorado ligeramente.

 

PERRO GUÍA

Hoy parece que, por fin, aunque queda mucho por hacer, tiene su lugar en el ámbito de la salud el papel del entrenador, fisioterapeuta, psicólogo y dietista-nutricionista. Por fin nos hemos dado cuenta que las enfermedades, trastornos, lesiones, etc se pueden prevenir, que antes del fármaco debe ir el ejercicio físico y la alimentación.

Hoy seguimos a gente que ha pasado por nuestros errores y podemos tener un camino mucho mas corto gracias a ellos y en parte a la evolución de la tecnología y la información. Hoy podemos tener a ese perro guía que nos avise de los baches, nos haga frenar o acelerar cuando sea necesario y nos facilite la vida.

Una vez habiendo abierto los ojos, podemos aprender, y aquí comienza la guía de lo que me gustaría que me hubiesen contado:

 

  • Debemos partir de la base de que todo es mas sencillo de lo que creemos.

 

Lo que hagamos con nuestra alimentación debe ser sencillo, de lo contrario, se convertirá una pesadilla y no creará adherencia.

La mejor dieta no es la hecha por el mejor nutricionista de España sino la que mejor se adapta a la persona y es cumplida por esta.

 

  • El mejor camino es no hacer dieta sino adquirir un estilo de vida

 

 

No existe un método que nos convierta en una persona en forma en 3 meses y ya esté todo hecho.

Debemos aprender a comer, saber en qué alimentos basar nuestra alimentación, cuándo introducirlos, cuáles podemos incluir de vez en cuando y cuales no.

Generalmente las dietas basadas únicamente en restricción calórica fracasan (Estudio 0).

 

 

  • Debemos tener claro cual es nuestro objetivo cuando queremos cuidar nuestra alimentación

 

Me encuentro muy a menudo con contradicciones en el ámbito de la nutrición. Es incoherente que una persona se preocupe sobre qué pan tiene mejores ingredientes y por lo tanto debe comprar, si diaria o semanalmente consume alcohol. No puedo cuidarme por una parte y no hacerlo por otra.

¿Qué busco? Puede ser salud, rendimiento, composición corporal o una combinación de ellas, pero debemos tenerlo claro, ya que con una diana concreta sobre la que lanzar la flecha eliminaremos mucha información innecesaria que nos hará ver todo mucho mas claro.

 

  • Estoy dispuesto a ponerme en manos de un profesional o quiero llevarlo a cabo yo solo

 

Bien, aquí debemos saber que ambas decisiones son validas pero el camino siempre será más corto y llevadero si vamos de la mano de un profesional.

¿Estas dispuesto a contar calorías, a estudiar, a conocer los macronutrientes, a realizar adaptaciones o a ser crítico y llevar un seguimiento objetivo de tu evolución?

 

  • Se puede comer fruta a partir de las 18:00, se puede cenar hidratos de carbono (Estudio 1), la proteína no daña el riñón (Estudio 2, Estudio 3), el desayuno no es la comida más importante del día (Estudio 4), no hay que comer cada 3 horas (Estudio 5), no debemos realizar 5 comidas diarias (Estudio 6)…

 

Todos estos mitos están rotos desde hace ya tiempo y existen evidencias científicas que lo demuestran. Con esto ya sacas años de ventaja a muchísimas personas.

 

  • Debemos basar nuestra alimentación en comida real

 

 

Muchos de los problemas y enfermedades que existen hoy en día en la sociedad son consecuencia de una alimentación basada en productos ultra procesados con grandes cantidades azúcares y grasas hidrogenadas. (Estudio 7, Estudio 8)

Piensa en tus abuelos. Únicamente se alimentaban de lo que daba la agricultura y la ganadería.

 

 

  • Debemos tener un día en el que hacer una comida libre

 

Las dietas muy estrictas no crean adherencia y la persona que las siga estará obsesionado por comer cosas que tiene prohibidas. Si comete ese pecado de comer algo prohibido sentirá que ha tirado todo el trabajo por la borda y esto no debe ser así.

Debemos liberar la mente y darnos un capricho. Esto nos ayudará a continuar aún mas motivados con nuestra rutina. (Estudio 9)

 

  • Los pilares de la salud son la alimentación, el ejercicio físico y el descanso.

 

 

Hemos de saber que si nos centramos únicamente en uno de ellos la mesa estará coja.

Adquirir estas bases dentro de tu rutina generará una mayor calidad de vida y se verá reflejado en innumerables aspectos dentro de tu día a día.

La falta de sueño constante tiene un gran impacto en la resistencia a la insulina. (Estudio 10, Estudio 11)

 

 

  • Recuerda que debes y se te debe ver contento con tu estilo de vida

 

Si esto no es así no hay futuro en esos nuevos hábitos. Y recuerda si te preguntan si estas a dieta, responderás…. “NO ESTOY A DIETA, HE APRENDIDO A COMER”

Contenido por: Borja Zuazua

https://www.instagram.com/borjius_zs/?hl=es

 

REFERENCIAS.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1002573/pdf/westjmed00110-0071.pdf

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1038/oby.2011.48

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK224634/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22017815

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5064803/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12439650

https://www.cambridge.org/core/journals/public-health-nutrition/article/household-availability-of-ultraprocessed-foods-and-obesity-in-nineteen-european-countries/D63EF7095E8EFE72BD825AFC2F331149

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30238324

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1038/oby.2003.43

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23070488

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10543671

COMMENTS

  • febrero 5, 2019
    reply

    Alex

    Gran artículo para evitar errores en gente que se inicia en este mundo. Muy bien explicado.

POST A COMMENT