CÓMO AFRONTAR UN RÉCORD.

En primer lugar, me gustaría que te parases a reflexionar sobre algunas preguntas y las respondieses honestamente, antes de seguir leyendo:

  • ¿Por qué y Para qué hago esto?
  • ¿Qué me va a aportar romper el récord?
  • ¿Estoy comprometido para hacer lo necesario?
  • ¿Depende la imagen que tengo formada sobre mi en el deporte de que consiga este récord o no?
  • ¿Qué pasa si en esta ocasión no lo consigo?

Esto nos permitirá saber que es lo que te mueve hacia la consecución de tu récord y tener un punto de partida con el que empezar a trabajar. Antes de empezar el proceso es imprescindible tener una cosa clara, disfrútalo, empezaste en el deporte o ejercicio físico por gusto y no vamos a hacer de ello una obligación.

Son cada vez más las personas que en su práctica deportiva y en la realización de ejercicio físico se marcan objetivos y se entrenan para romper sus propias marcas. Siendo honestos, el deporte y el ejercicio físico presentan un componente de superación propia, que nos aporta una gran satisfacción a las personas que disfrutamos de ello, por lo que también es fundamental, saber como prepararse mentalmente para afrontar un día de récord.

Pero, en primer lugar, vamos a ver que sería un “día de récord”.

Podríamos decir que un día de récord que es aquel donde necesito poder llevar a cabo mi máximo rendimiento durante un periodo limitado y/o en esfuerzos concretos. Por ejemplo, un partido de tenis o el levantamiento de pesas.

Dedicamos gran parte de ese entrenamiento a desarrollo de competencias físicas, muchas horas de entrenamiento, técnicas, repetición de la ejecución en gestos o ejercicios y tácticas, como gestionar nuestro rendimiento y las condiciones exteriores durante el desempeño.

 

Pero, ¿dedicas tiempo también a la preparación mental?.

En los momentos de máximo rendimiento el elemento que permite que físico, técnica y táctica funcionen en la misma dirección, es la mente, por lo que será de vital importancia prepararnos, también mentalmente para afrontar un día de récord, donde necesitaremos el máximo de nuestro rendimiento.

Surgirán miedos a fallar, a no conseguirlo, a lesionarse, juicios negativos hacia esos pensamientos, desvalorizaciones e incluso puede que en algunos casos más extremos ansiedad o estrés. Por lo que preparar tu mente para afrontar todo aquello que puede presentarse, será fundamental si quieres conseguir tus objetivos y tenerla como aliada.

La preparación para el día del récord comienza el día de antes, es importante que empieces a visualizar con confianza tu actuación y a generar motivación para el día D.

Mantener tu foco de atención, regular tus emociones y pensamientos, regular tu activación corporal, conectar con tu propiocepción y tus músculos, conectarte a tu confianza y a tu motivación, son elementos que tendrás que ir gestionando en el camino hacia tu récord.

Quiero compartir con vosotros un decálogo que trabajo con deportistas, cuándo queremos enfocar un día de récord.

  1. Haber realizado previamente un entrenamiento físico, técnico y táctico adecuado para la situación, teniendo en cuenta volumen, frecuencia, intensidad y descarga del trabajo realizado. Si estas al principio de tu proceso, nuestros entrenadores podrán ayudarte a empezar a plantear tus objetivos, planificarte y organizarte para que más adelante puedas proponerte romper tus marcas.

 

  1. Como decía un poco más arriba, la preparación para romper tu récord empieza el día de antes. ¿Estas comprometido contigo para romper tu marca?. Los picos de rendimiento se producen también gracias a factores como estar relajado o tener la suficiente activación, tener los pensamientos y las emociones en calma, perder la conciencia de mi mismo en pro de mi actividad o realizar movimiento sin esfuerzo. Es importante gestionar aquellos factores que estén bajo tu rango de influencia, facilitando que te orienten a romper tu récord.

 

  1. La visualización es una herramienta vital para enfocarte a la consecución de tu marca. Imaginar y recrear el día de antes, como se desarrolla el día cuándo rompes tu récord, cómo es tu desempeño, cómo se desarrolla ese momento mentalmente, cómo te sientes, qué piensas, tus sensaciones corporales, el ambiente, como se siente la “herramienta deportiva” e imaginarte reventando tu récord, te ayudaran a ganar motivación, auto confianza, estar más y mejor concentrado y sentirte seguro de ti mismo.

 

  1. Utiliza tus rutinas el día previo enfocándolas a la relajación y tranquilidad. Es importante enfocarse el día anterior para el momento que vamos a experimentar. El día D, utiliza las rutinas para activarte, motivarte, concentrarte y sentirte calmado si lo necesitas. Actívate lo justo y necesario, ya que el exceso de activación mina el rendimiento.

 

  1. Tus pensamientos y emociones son la clave para motivarte y activarte. La gestión de los pensamientos puede ayudar a enfocarte en los pensamientos funcionales y así generar la energía, rendimiento y motivación que de ellos se deriva o bien a soltar los pensamientos disfuncionales para que no minen tu rendimiento. Las emociones y sensaciones por otro lado, van a llevarte a pasar a la acción, llenar de energía tu cuerpo, saber cómo esta tu cuerpo y lo que esta sucediendo, sentir tu musculatura y activarlo para la ejecución que vayas a realizar.

 

  1. Aliméntate y duerme adecuadamente. Obvios, ¿no?. Los alimentos nos dan la energía necesaria para llevar a cabo los movimientos y acciones necesarios y el descanso nos permite recuperar y regenerarnos de la actividad realizada. Duerme entre 7-9 horas la noche previa y aliméntate teniendo en cuenta tu planificación, pero sin olvidar disfrutar de lo que comes.

 

  1. El récord no eres tú ni tu vida entera, no dice nada sobre cómo eres como persona, no es lo mismo que valía personal, es un objetivo que te planteas, superarte, mejorar, crecer y esto se hace paso a paso. Planificando metas mas pequeñas y construyendo el camino de una a otra, enlazando metas, hasta llegar al objetivo final.

 

  1. Toma de conciencia. Es fundamental que el día previo y el día, actives tu conciencia y atención para darte cuenta de cómo estas y sobre cómo estas afrontando este proceso. Cómo te estas sintiendo, cómo están tus pensamientos, tus sensaciones, tu motivación, tu compromiso etc… Darse cuenta de mi estado actual, me puede ayudar a enfocar la preparación en una dirección u otra, según me sea funcional o no. Cuanto mejor me conozca, mejor podre adaptar los factores en mi beneficio

 

  1. No olvides la base de todo esto, el disfrute. Generalmente, las personas empezamos a hacer deporte o practicar ejercicio físico por disfrute, sensaciones placenteras y muchas veces los olvidamos en pro del rendimiento, llegando a obsesionarnos en ser nuestra mejor versión, hacerlo “perfecto” y perdiendo el disfrute del proceso.

 

  1. Si has llegado hasta aquí, has seguido tu plan, te sientes confiado, determinado, motivado, concentrado, comprometido y dispuesto.

 

¡VAMOS A POR ELLO!

¡ES EL MOMENTO DE REVENTAR TU RÉCORD Y ROMPERLO!

«Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasara y otras hacen que suceda». Michael Jordan

¿Qué tipo de persona eres tu?

¿Te ha gustado el artículo? Si es así, ¡este te va a encantar!

HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER EL SIGUIENTE ARTÍCULO

Haz clic aquí para ver las redes sociales de Adrian

Haz clic aquí para ir la web de Adrian

Bibliografía:

Weinberg, R. S. (2010). Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico. Ed. Médica Panamericana.

 

POST A COMMENT